Sexo sin suceso

Noches sin sucesos
Sabanas sudadas.
Piel marcada y enrojecida.
Escuchaba tus gemidos.
Sonaban como notas silenciosas en mis oídos.
Y provoca que mis labios se humedezcan.
Que tengan ganas de comer la fruta prohibida.
Instintivos momentos acuosos fluyendo.
Mi carne de los labios deseando morder.
Senos duros que latían por la pasión de las manos calientes.
Nunca hubo una pausa, y nunca se congelo el tiempo.
Todo era inmenso y descomunal.
Todos los sentidos se fueron al clítoris.
Parte sumamente calenturienta y favorita.
Momentos de lengua, cuerpo explosivo de decir basta.
Ese basta que desplazo el cuerpo al césped, zona de fresco.
A la vez cohesionaron ambo/as cuerpos y mentes.
Puede continuar por poses, sonidos, desacuerdos pero es sexo.
Toda yo, nerviosa excitada por tocarte.
Esa sombra desconocida que siempre entra en mis sueños.
Impulsa que todo mi cuerpo se estremezca.
Que mis manos vayan solas.,
No parte fundamental de mucha gente pero todo empieza con un solo sueño
Y real.